Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger



ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa
Visit Amigos en la Fe

La Palabra de Dios Ilumina Tu Camino

INDICE


  • Introducción

  • La Biblia

  • Textos Bíblicos: La Palabra de Dios

  • Los salmos

  • Reflexiones

  • Conclusión





  • Introducción


    La Palabra de Dios es luz en el camino. Es viva y eficaz y más tajante que espada de doble filo. Penetra hasta la raíz del alma y del espíritu. Y permanece para siempre. Ella es alimento del alma y alegría del espíritu. La Palabra de Dios es una guía, pero también un alimento espiritual. Confía en Jesús y confía en las promesas que Dios te hace en su Palabra. La Palabra de Dios nos guia por el camino de la vida en medio de tantas tentaciones y dificultades. La Palabra de Dios ilumina para confiar, para alabar, para luchar o para superar las tentaciones y seguir el camino del bien.

    El que no conoce la Sagrada Escritura no conoce a Cristo.
    (S. Jerónimo)
    INDICE



    La Biblia


    1.-La Biblia merece respeto. ¿Cuál es el lugar más importante en nuestro hogar la televisión o la Biblia abierta? Todo  cristiano debería tener una Biblia abierta en un lugar visible, para manifestar que en esa  se toma en serio la Palabra de Dios.

    2. Merece toda nuestra estima. Ojala la amemos tanto que sea nuestro libro de cabecera para leer algunas frases todos los días. Como nos dice Dios en el libro de Josué: Que este libro de la Ley no se aparte nunca de tu boca, tenlo presente día y  para procurar hacer cuanto en él está escrito y así prosperarás en todos tus caminos y tendrás éxito .

    3. Hay que leerla. Dichoso el que lee y escucha las palabras de esta profecía y observa las cosas que en ella están escritas.

    4. Hay que escucharla atentamente. La fe viene de la escucha de la Palabra de Dios. Seamos como Sergio Pablo, procónsul y varón prudente, que hizo llamar a Bernabé y Saulo, porque deseaba escuchar la Palabra de Dios. Y Jesús promete que serán felices los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica. Dile con fe: Habla, Señor, que tu siervo escucha.

    5. Hay que creerla. Lo escrito en este libro ha sido para que crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengan vida en su nombre. Vosotros que escucháis la Palabra de la verdad, el Evangelio de nuestra salvación, en el que habéis creído, fuisteis sellados con el Espíritu Santo ;de la promesa.

    6. Hay que estudiarla. Como los judíos de Berea que examinaban diariamente las Escrituras. O como los de Corinto, a quienes Pablo enseñó la Palabra de Dios durante un año y medio. Y Jesús mismo nos insiste en estudiar las Escrituras, porque ellas dan testimonio de Mí.

    7. Hay que memorizar algunos textos. Queden grabadas en tu corazón ;estas Palabras que yo te mando hoy. Se las repetirás a tus hijos. Se las dirás, tanto si estás en casa como si vas de viaje, cuando te acuestes y cuando te levantes, las atarás a tu mano como una señal, como un recordatorio ante tus ojos.

    8. Hay que vivirla. Dichoso el que escucha la Palabra de Dios y la pone en práctica. Todo el que oiga mis palabras y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca; cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y embistieron contra la casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca.

    9. Hay que proclamarla. Vayan por el mundo entero, predicando el Evangelio a toda criatura. Pidamos esta gracia: Señor, da a tus siervos el don de proclamar tu Palabra con toda libertad extiende tu mano para realizar curaciones, señales y prodigios por el nombre de tu santo siervo Jesús.
    "Y, después de haber orado, tembló el lugar donde estaban reunidos; y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y hablaban la Palabra de Dios con libertad".

    Entonces, no te avergüences jamás del testimonio de Nuestro Señor. Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, vitupera, exhorta con toda paciencia y doctrina. Y, cuando tengas oportunidad, proclama la Palabra de Dios y creyendo que Dios habla a la Asamblea a través de ti, que eres su instrumento. La Eucaristía es Jesús vivo y resucitado, presente entre nosotros como un amigo que nos habla.

    Dios no quiso que se callase
    Lo que quiso que se escribiese.
    (San Agustín)


    Para vivir mejor.

    La Biblia es un libro abierto para todos. Es un libro donde se narra una historia de amor entre Dios y el hombre . Podríamos decir que es una carta de nuestro Padre Dios a sus hijos los hombres para que no equivoquen el camino en la dura batalla de la vida. Es una  de amor donde nuestro papá Dios nos habla de su gran amor por nosotros hasta el punto de entregar a su propio Hijo Jesús a la muerte por salvarnos. Un amor incondicional que siempre nos espera, a pesar de todos los pecados que podamos cometer. Siempre nos está esperando con los brazos abiertos.

    Dios es amor y no puede dejar de amar. Ama a todos sin excepción, al justo como al pecador.

    A lo largo de las páginas de la Biblia encontramos frecuentemente la idea del amor de Dios. Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo unigénito. No sólo ama a todos en conjunto. Nos ama a cada uno en particular. A cada uno nos conoce por nuestro nombre y apellidos. "Tiene contados hasta los cabellos de nuestra cabeza" Por eso, nos dice en particular a ti y a mí: "Tú eres a mis ojos de gran precio , de gran estima y yo te amo". "Te he amado desde toda la eternidad".

    Otra idea fundamental que aparece a lo largo de la Biblia es que nosotros debemos amar, que nuestra vida sólo tiene sentido en el amor a Dios y al prójimo. De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los profetas. Es decir, toda la Biblia está resumida en el gran mandamiento del amor a Dios y a los demás. Por eso, insiste tanto Jesús: "Os doy un mandamiento nuevo, que os améis los unos a los otros" (Jn 15:12-17). "El amor es la plenitud de la ley" (Rom 13:10).

    Hay que amar a todos, hacer siempre el bien, bendecir, ayudar, servir. Nunca hacer daño a nadie. Incluso, dice Jesús: "Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen, bendecid a los que os maldicen y orad por los que os calumnian" (Lc 6:27-28).

    Evidentemente, todo esto no es fácil, sobre todo amar a los enemigos. Pero Jesús ya nos ha dicho: "Sin Mí no podéis hacer nada" (Jn 15, 5). Pero con Él podemos todo. Así lo dice san Pablo: "Todo lo puedo en Él que me fortalece" (Fil 4, 13).

    Otra idea fundamental es la necesidad que tenemos de confiar en Dios. Dios es un Papá poderoso, nosotros somos pobres seres humanos, siervos inútiles. Él lo puede todo, nosotros no podemos nada. De ahí la necesidad de confiar en Él en los momentos difíciles de la vida: ante una enfermedad, la muerte de un ser querido, ante problemas humanamente insolubles, ante el sufrimiento de cada día... Él quiere que confiemos en Él aunque, a veces, se haga esperar. Pero la confianza en Él es la prueba esencial para demostrarle hasta dónde llega nuestro amor.

    Nos dice: "No tengas miedo, porque yo estoy contigo" (Is 41:10; 43:4).

    Es realmente asombroso para quien lee detenidamente la Palabra de Dios que las palabras No tengas miedo se repiten incesantemente. Dios quiere que actuemos como niños pequeñitos que se dejan llevar por su Padre Dios. Él sabe a dónde nos lleva. Él sabe lo que necesitamos y cuándo lo necesitamos. Él lo sabe todo y Él tiene su plan para nosotros. Dejémonos llevar sin miedo, sabiendo que Él siempre está a nuestro lado y nunca nos dejará solos.

    Esta idea de su compañía permanente es muy frecuente. "Yo nunca te dejaré ni te abandonaré" (Jos 1:5). "Yo te enseñaré el camino que debes seguir" (Sal 32:8). "Te tengo grabado en la palma de mis manos" (Is 49, 15-16). "Yo estoy contigo y te bendeciré adondequiera que tú vayas y no te abandonaré hasta cumplir mis promesas" (Gen 28, 15).

    Es realmente hermoso saber que tenemos un Papá que nos cuida con ternura. Así quiere que lo llamemos, así nos lo enseñó Jesús. ¿Quién se hubiera atrevido en aquel tiempo a llamar a Dios con el nombre de Abbá, nombre con que los niños hebreos llamaban a sus padres? Nadie, porque ni siquiera se atrevían a pronunciar el nombre de Dios para evitar faltarle al respeto. Pero Jesús nos enseñó que su Padre era nuestro padre y debíamos llamarlo con confianza, como los niños, y decirle papá.

    Esta era una novedad tan grande que san Marcos, al hablar de la Pasión, pone la palabra hebrea abbá (papá) en vez de traducirla al griego en que escribe. Y Jesús, en los momentos difíciles de Getsemaní, dice: "Abbá (Papá), todo te es posible, aleja de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya" (Mc 14:36).

    San Pablo, siguiendo esta enseñanza de Jesús, también pone la misma palabra abbá sin traducirla: "Ustedes no han recibido un espíritu de esclavitud, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios: Abbá: papá" (Rom 8:15-17).

    ¡Maravilloso en verdad! Es el camino de la infancia espiritual que nos enseñó la gran doctora de la Iglesia santa Teresita del niño Jesús. Es lo que ya Oseas nos da entender, cuando pone en boca de Dios: "Yo le enseñé a andar, lo levanté en mis brazos… Fui para ellos como quien alza una criatura contra su mejilla y me bajaba hasta ella para darle de comer" (Oseas 11:3-4).

    ¡Sí, somos hijos de Dios! El Papá de Jesús es nuestro papá y podemos acudir con confianza a Él en todas nuestras necesidades, sabiendo que está pronto a escucharnos y ayudarnos. Y para que su amor a nosotros sus hijos llegara a la plenitud, envió a su Hijo Jesús para hablarnos personalmente como un amigo cercano. ¿Quién podría tener miedo de un Dios hecho niño en Belén, de un Dios que jugaba con los niños y los abrazaba y los bendecía? ¿De un Dios que muere por amor y que por amor nos entrega a su propia  como madre nuestra?

    Y para rematar la corona, Jesús se queda con nosotros en la Eucaristía para que podamos encontrarlo muy cerca siempre que lo necesitemos. Él nos lo prometió: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el  fin del mundo " (Mt 28, 20). ¿Podíamos esperar algo más? Pues nos envió al Espíritu Santo para que nos transformara en auténticos evangelizadores y así pudiéramos ayudarle en la gran tarea de la salvación del mundo.

    "El Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre les enseñará todo
    y les recordará todo lo que les he dicho" (Jn 14:26).
    "Y les guiará hacia la verdad completa" (Jn 16:13).

    La Biblia como Carta de nuestro Padre Dios, podríamos resumirla en pocas palabras, más o menos, así:
    Querido hijo mío:

    "Desde toda la eternidad he pensado en ti y he soñado grandes cosas para ti.
    Tengo grandes proyectos para tu vida.
    Por eso, te escribo esta carta para que no te equivoques de camino y vayas siempre por el camino del bien.

    Perdona siempre a todos los que te ofendan y nunca hagas daño a nadie. Ama a todos sin excepción, porque el amor es el único camino de la felicidad.
    Y, pase lo que pase, no tengas miedo, confía siempre en Mí. Yo soy tu papá y siempre estoy a tu lado para ayudarte. Y te perdonaré tus pecados, si vienes arrepentido hacia Mí.

    Tú eres mi hijo querido y eres para mí más precioso que todo el universo. Cuando estés triste, deprimido, enfermo o atribulado por cualquier dificultad, ven a Mí y cuéntame tus cosas.

    Yo me sentiré feliz de oírte y de ayudarte. Y, cuando estés alegre y contento, no olvides que todo lo que tienes es un  de mis manos y que debes agradecerlo y aprovecharlo para hacer felices a los demás.

    Como papá, deseo lo mejor para ti. Por eso, quiero que cumplas siempre mi voluntad y nunca dudes de mi amor. Ciertamente, mis pensamientos no son tus pensamientos. Pero déjame guiarte. Abandónate en mis manos como un niño. No temas, déjate amar por Mí y sígueme

    Recuerda que Jesús murió por salvarte y siempre te sigue esperando en la. Él quiere ser tu amigo.
    Pide al Espíritu Santo que te santifique cada día más y te transforme en un auténtico cristiano. Además, deseo que compartas tu fe y seas un evangelizador entre tus hermanos. Comparte con ellos tu fe y tu amor. No tengas miedo, háblales siempre de mi amor. Muchos me tienen miedo y no creen en Mí. Háblales de Mí y diles que también a ellos los amo y que serán bendecidos en la medida en que me amen y confíen en Mí.

    Tu papá Dios


    Crean con fe inquebrantable en las sagradas Escrituras
    como a testigos veraces.
    (San Agustín)
    INDICE






    Dios nos habla en su palabra y su palabra siempre es verdadera.
  • La Palabra de Dios no puede fallar (Jn 10:35).


  • 2. Todos los textos de la Escritura son inspirados por Dios y son útiles para enseñar, para rebatir, para corregir, para guiar en el bien (2 Tim 3:16-18).


  • 3. La Palabra de Dios es verdadera, un escudo para quien se refugia en ella (Prov 30: 5).


  • 4. La fuente de la sabiduría es la Palabra de Dios (Eclo 1:5)




  • Por eso, podemos decir con agradecimiento:
    • 1. Tu Palabra, Señor, es lámpara para mis pasos, luz en mi sendero(Sal 119)
    • 2. Tu Palabra me da la vida (Sal 119:50).
    • 3. Tu Palabra, Señor, es para siempre, más estable que los cielos (Sal 119:89).
    • 4. Y yo escondí tus palabras en mi pecho para no pecar contra ti (Sal 119:11).
    • 5. Habla, Señor, que tu siervo escucha (1 Sam 3:9).
    • 6. Señor, envíame tu luz y tu verdad (Sal 43:3).
    • 7. Muéstrame, Señor, tus caminos (Sal 25:4).

    Y Dios nos dice:
    • 1. La Palabra que sale de mi boca no volverá a mí vacía hasta que haya cumplido su misión (Is 55:10-11).
    • 2. Que este libro (de la Ley o Palabra de Dios) no se aparte nunca de tu boca, tenlo presente día y noche (Jos 1:8).
    • 3. Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas y conserva mis palabras en tu corazón (Prov 3:1).
    • 4. Hijo mío, atiende a mis palabras... guárdalas en tu corazón, porque son un manantial de vida para ti (Prov 4:20-23).

    Dios es mi Papá y me dice:
    • 1. Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy (Sal 2:8).
    • 2. Tú eres mi hijo muy amado en quien tengo puestas todas mis complacencias (Mc 1:11).
    • 3. Hijo, tus pecados te son perdonados (Mc 2:5).
    • 4. Te he amado desde toda la eternidad y, por eso, te he mantenido mi favor (Jer 31:3).
    • 5. Con amor eterno me apiadé de ti... y nunca se apartará de ti mi amor (Is 54:8-10).
    • 6. Tú eres a mis ojos de gran precio, de gran estima y yo te amo (Is 43:4).
    • 7. Y nunca te dejaré ni te abandonaré (Heb 13:5; Jos 1:5).
    • 8. No tengas miedo, porque yo estoy contigo (Is 43:5).
    • 9. Dame, hijo mío, tu corazón y que tus ojos hallen deleite en mis caminos (Prov 23:26).
    • 10. Antes de que fueras formado en el vientre de tu madre, yo te conocía y, antes que nacieras, yo te escogí (Jer 1:5)
    • 11. Te he llamado por tu nombre y tú me perteneces (Is 43:1).
    • 12. Tengo tu nombre grabado en la palma de mis manos y no puedo olvidarme de ti (Is 49:15-16)
    • 13. Confía en mí y no te apoyes en tu propia inteligencia (Prov 3:5).

    De ahí que podemos decirle con todo cariño:
    1. Yo te amo, Señor, fortaleza mía (Sal 18:2).
    2. Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo (Jn 21:17).
    3. Aunque pase por un valle de tinieblas, no temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo (Sal 23:4).
    4. ¡Oh, Dios mío, qué precioso es tu amor! (Sal 36:8).
    5. Oh Señor, Dios mío, ayúdame y sálvame por tu amor (Sal 109.26).
    6. Haz que sienta tu amor por la mañana al levantarme, porque confío en Ti (Sal 143:8).
    7. Te doy gracias, Señor, por todas las maravillas que has hecho en mí. Yo soy un prodigio de tus manos (Sal 139:14).
    8. Dame un corazón puro y renuévame con espíritu firme (Sal 51:12).


    Confianza en Dios.
    Si Dios es mi papá y yo soy su hijo, es evidente que puedo confiar en Él, porque nunca me dejará solo y abandonado:
    • 1. "Bienaventurado el hombre que confía en Dios y pone en Él su confianza" (Jer 17.7).
    • 2. "Los que confían en el Señor son como el monte Sión: no tiembla, está asentado para siempre" (Sal 125:1).
    • 3. "El Señor es mi pastor, nada me falta" (Sal 23:1).
    • 4. "¿Qué te abate, alma mía? ¿Por qué gimes dentro de mí? Pon tu confianza en Dios" (Sal 42:6).
    • 5. "Si mi padre y mi madre me abandonan, el Señor me acogerá" (Sal 27:10).
    • 6. "En paz me acuesto y en seguida me duermo, porque Tú, Señor, me haces vivir tranquilo" (Sal 4.9).
    • 7. "Sé de quién me he fiado" (2Tim 1:12).
    • 8. "Señor, a Ti he confiado mi causa" (Jer 20:12; 11:20).
    • 9. "En Dios confío y no temo, ¿qué podrá hacerme un hombre?" (Sal 56:5).
    • 10. "En ti confío, Señor, y no seré nunca confundido" (Sal 25:2 y 31:2).

    Y nuestro Padre nos dice:
    3. "Yo nunca te dejaré ni te abandonaré" (Jos 1:5; Heb 13:5).
    4. "No tengas miedo, solamente confía en Mí" (Mc 5:36).
    5. "No tengas miedo, yo te he rescatado y te llamé por tu nombre y tú me perteneces" (Is 43:1).
    6. "Yo estoy contigo para salvarte" (Jer 30:11).

    Por lo cual, hablemos de la importancia de confiar en Dios y digamos a todos: "Confíen en el Señor, Él es la roca irrompible" (Is 26:4).


    Amar a todos sin excepción:
    1. Ámense los unos a los otros, porque quien ama a su prójimo ha cumplido la Ley, pues no adulterarás, no matarás, no robarás, no codiciarás y cualquier otro mandamiento, se resume en esta frase: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no  el mal al prójimo, pues el amor es la plenitud de la Ley (Rom 13:8-10).
    • 2. Si alguno dice que ama a Dios y aborrece a su hermano, está mintiendo, porque quien no ama a su hermano a quien ve, no es posible que ame a Dios a quien no ve. Y nosotros tenemos de Él este mandamiento: que quien ama a Dios, ame también a su hermano (1Jn 4:20-21).
    • 3. De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los profetas (Mt 22:40).
    • 4. Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros... Esto les mando: que se amen unos a otros (Jn 15:12-17).
    • 5. No quieras para los demás lo que no quieras para ti (Tob 4:15).
    • 6. Hagan a los demás lo que quieran que les hagan a ustedes, porque en esto se resume toda la Ley y los profetas (Mt 7:12).


    Perdón Incondicional:
    • 1. Quien aborrece a su hermano es un homicida y ya saben que ningún homicida tiene la vida eterna (1Jn 3:15).
    • 2. Si ustedes no perdonan, tampoco su Padre del cielo los perdonará (Mt 6:14). 
    • 3. Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los aborrecen, bendigan a los que los maldicen y oren por los que los calumnian (Lc 6:27). 
    • 4. Sean comprensivos, perdonándose unos con otros como Dios los ha perdonado en Cristo (Ef 4:32). 
    • 5. No devuelvan mal por mal, procuren el bien a todos. No se tomen la justicia por su mano... Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber... No te dejes vencer por el mal, antes bien, vence al mal con el bien (Rom 12:17-21).
    • 6. No devuelvan mal por mal ni ultraje por ultraje: al contrario, bendigan a todos, pues hemos sido llamados a ser herederos de la bendición (1 Pe 3:9).
    • 7. No te vengues ni guardes rencor (Lev 19:18).
    • 8. Si vas a presentar tu ofrenda ante el altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano; y luego vuelves a presentar tu ofrenda (Mt 5:23-24). Y ahora di de todo corazón como Jesús: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34).

    Lucha contra el mal:
    •  1. Que no haya en medio de ti quien se dé a la adivinación, magia, hechicería, ni quien consulte a encantadores, a espíritus ni a adivinos ni a espiritistas. Eso es una abominación ante Dios (Det 18:10-12)
    • 2. No practiquen la adivinación ni la magia... no acudan a los que evocan a los muertos (espiritistas) ni a los adivinos ni los consulten para no mancharse con su trato (Lev 19:26-31). 
    • 3. Que se presenten y te salven (si pueden) los astrólogos que observan las estrellas y te hacen saber cada mes lo que te sucederá. Son briznas de paja que ha consumido el fuego, no podrán salvar sus vidas del poder de las llamas y no habrá quien te salve (Is 47:13-15). 
    • 4. Vístanse de la armadura de Dios para poder resistir las insidias del diablo, porque nuestra lucha no es contra la sangre o la carne sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los malos espíritus. Tomen, pues, la armadura de Dios para que puedan resistir en el día malo y, vencido todo, se mantengan firmes... Tomen el escudo de la fe para que puedan apagar los darlos encendidos del maligno (Ef 6:10-18). 
    • 5. Resistan al diablo y huirá de ustedes (Sant 4:7). 
    • 6. El diablo es mentiroso y padre de la mentira (Jn 8:44).
    • 7. Sean sobrios y vigilen, pues su enemigo el diablo, como león rugiente, anda buscando a quien devorar. Resístanle firmes en la fe (1 Pe 5:8).
    • 8. Si creen en Mí, expulsarán demonios (Mc 16:17).


    Estás acostumbrado a mentir?
     Dios te dice:
    • 1. No dirás falsos testimonios contra tu prójimo (Ex 20:16).
    • 2. No se engañen unos a otros (Col 3:9).
    • 3. Lucha por la verdad hasta la muerte y el Señor combatirá por ti (Eclo 4:33).
    • 4. Compra la verdad y no la vendas (Prov 23:23).
    • 5. Deja la mentira, que cada uno diga la verdad a su prójimo (Ef 4:25).
    • 6. Yo soy la verdad (Jn 14:6).
    • 7. Y la verdad os hará libres (Jn 8:32).
    • 8. Por eso, no quiero colocar la mentira en lugar de la verdad (Rom 1:25).
    • 9. Señor, detesto el camino de la mentira (Sal 119:104).

    ¿Tienes avaricia?
    • 1. No tuerzas el derecho, no hagas acepción de personas, no recibas regalos, porque los regalos ciegan los ojos de los sabios y corrompen las palabras de los justos. Sigue estrictamente la justicia (Det 16:19).
    • 2. El dinero es una trampa para los que le sirven y todo insensato queda preso en él. Feliz el rico que fue hallado intachable, porque no fue tras el oro. ¿Quién es y lo felicitaremos? ¿Quién sufrió esta prueba y fue hallado perfecto? (Eclo 31:7-10).
    • 3. El que procede con justicia y habla con rectitud y rehúsa el lucro de la opresión, el que sacude la mano rechazando el soborno y tapa su oído a propuestas sanguinarias, el que cierra los ojos para no ver la maldad, ese habitará en lo alto y tendrá su alcázar en un picacho rocoso con abasto de pan y provisión de agua (Is 33:15-16).
    • 4. Rechazad toda maldad y todo engaño (1Pe 2:1).
    • 5. Los que quieren enriquecerse, caen en tentaciones, en lazos y en muchas codicias locas y perniciosas que hunden a los hombres en la perdición y en la ruina, porque la raíz de todos los males es la avaricia (1Tim 6:9-10).
    • 6. Que todos trabajen y el que no quiera trabajar que no coma (2Tes 3:10).
    • 7. Vuestra vida esté libre de avaricia (Heb 13:5).
    • 8. El que robaba, ya no robe, antes bien que trabaje con sus propias manos en algo de provecho y así pueda dar al que tiene necesidad (Ef 4:28).
    • 9. Es mejor dar que recibir (Hech 20:35).


    ¿Tomas "licor" en exceso?
    • 1. El que se da a la borrachera jamás se hace rico (Eclo 19:1).
    • 2. Vivamos decentemente... no en comilonas y borracheras (Rom 13:13).
    • 3. Ay de los que se levantan con el alba para seguir con la borrachera y se quedan por la noche hasta que el vino (licor) los caldea (Is 5:11).
    • 4. Estén atentos no sea que se emboten por la borrachera (Lc 21:34).
    • 5. No se mezclen con ninguno que sea fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho o ladrón (1Co 5:11).
    • 6. ¡No se engañen! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los maldicientes o borrachos entrarán en el reino de Dios (1Co 6:10).
    • 7. No se emborrachen con vino (licor), en el cual está el desenfreno (Ef 5:18).
    • 8. No te hagas el valiente con el vino (licor), porque a muchos perdió la bebida... La borrachera quita la razón y hace tropezar (Eclo 31:30).
    • 9. Basta ya de vivir en desenfreno..., comilonas y borracheras (1Pe 4: 3).
    • 10. No beban hasta emborracharse (Tob 4:15).
    • 11. Sean sobrios, estén alerta, que su enemigo el diablo, como león rugiente, anda rondando, buscando a quién devorar (1Pe 5:8).?


    ¿Eres impuro(a)?
    • 1. El hombre impúdico consigo mismo no cesará hasta que su fuego se extinga (Eclo 23:23).
    • 2. Todo el que mira a una mujer, deseándola, ya adulteró con ella en su corazón (Mt 5: 28).
    • 3. No te entregues a prostitutas, no vayas a perder tu hacienda (Eclo 9:6).
    • 4. Los fornicarios no entrarán en el reino de Dios (1 Co 6:10).
    • 5. Deben saber que ningún fornicario tendrá parte en el reino de Dios (Ef 5:5).
    • 6. No sean como los paganos que... insensibilizados se entregaron a la lascivia para obrar con desenfreno toda clase de impurezas (Ef 4:19).
    • 7. Las obras de la carne son fornicación, impureza, lascivia... orgías y otras cosas semejantes, de las cuales os prevengo, como antes lo dije, que quienes hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios (Gal 5:20). 
    • 8. Dios los entregó a las pasiones vergonzosas, pues las mujeres mudaron el uso natural en uso contra la naturaleza e igualmente los varones dejando el uso natural de la mujer , se abrasaron en la concupiscencia de unos por otros, los varones de los varones, cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago de su extravío (Rom 1:24-27). 
    • 9. Y Dios destruyó la ciudad de Sodoma por el pecado de sodomía, tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo (Gen 18 y 19). 
    • 10. La voluntad de Dios es su santificación: que se abstengan de la fornicación, que cada uno sepa guardar su cuerpo en santidad y honor... Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad (1 Tes 4:3-7). 
    • 11. La fornicación y cualquier género de impureza y avaricia ni se nombre entre ustedes (Ef 5:3).
    • 12. El cuerpo no es para la fornicación sino para el Señor y el Señor para el cuerpo. ¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo? ¿Y voy a tomar los miembros de Cristo para hacerlos miembros de una prostituta? De ningún modo. ¿No saben que quien se allega a una prostituta se hace un cuerpo con ella?... Huyan de la fornicación. Cualquier pecado que cometa un hombre fuera de su cuerpo queda, pero el que fornica peca contra su propio cuerpo. ¿O no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que habita en ustedes?... Glorifiquen a Dios con su cuerpo (1Co 6:13-20). 


    ¿Cómo va tu matrimonio ?
    Ama y respeta a tu esposa.
    • 1. La mujer honesta es fuente de bendiciones y no tiene precio la mujer casta. Como resplandece el sol en el cielo, así la belleza de la mujer buena (Eclo 26:19-21).
    • 2. La mujer fuerte ¿quién la hallará? Vale más que las perlas. En ella confía el corazón de su marido y no tiene nunca falta de nada (Prov 31:10).
    • 3. ¿Para qué andar, hijo mío, tras una mujer extraña y abrazar en tu seno a una extranjera? Los caminos del hombre están ante los ojos de Dios. Él ve todos sus pasos (Prov 5:20-21).
    • 4. Ustedes, esposos, traten a sus esposas con discreción como a un vaso más débil, honrándolas como a coherederas de la gracia de la vida para que nada impida sus oraciones (1Pe 3:7).
    • 5. Ustedes mujeres, estén sujetas a sus esposos para que, si alguno se muestra rebelde a la Palabra, sea ganado sin palabras por la conducta de su esposa, considerando su respetuoso y honesto comportamiento. Y no se preocupen tanto de los peinados o de las joyas de oro o de los vestidos, sino de tener un espíritu manso y tranquilo que es de valor ante Dios (1Pe 3:1-4). 
    • 6. Que cada uno ame a su esposa y la ame como a sí mismo, y la mujer que respete a su marido (Ef 5:33). 
    • 7. Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor, porque el esposo es cabeza de la esposa como Cristo es cabeza de la Iglesia… Ustedes esposos, amen a sus esposas como Cristo amó a su Iglesia... Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne (Ef 5:22-31). 
    • 8. En las relaciones matrimoniales hay que evitar todo lo que sea antinatural, concretamente, el onanismo. (Gén 38:9)
    • 9. Por otra parte, no hay que negarse a las relaciones íntimas sin causa grave y justificada. La esposa no es dueña de su propio cuerpo, lo es el esposo; e igualmente el esposo no es dueño de su propio cuerpo, lo es su esposa. No se defrauden el uno al otro, sino de común acuerdo y por breve tiempo, para dedicarse a la oración, y después vuelvan a lo mismo a fin de que no los tiente Satanás de incontinencia (1Co 7:4-5). 


    En cuanto al divorcio , ¿han pensado separarse?
    Dios te dice:
    • 1. Yo odio el divorcio (Mal 2:16).
    • 2. La mujer casada está ligada a su marido mientras él viva (Rom 7:2-3).
    • 3. En cuanto a los casados es precepto, no mío sino del Señor, que la mujer no se separe del marido y de separarse que no vuelva a casarse o se reconcilie con el marido, y que el marido no repudie a su mujer (1Co 7:10-11).
    • 4. El que se separa de su esposa y se casa con otra comete adulterio . Y si la mujer se separa y se casa con otro, comete adulterio(Mc 10:10-12).
    • 5. El que se separa de su esposa (excepto en caso de fornicación) la expone al adulterio y el que se casa con la repudiada comete adulterio (Mt 5:31-32).
    • 6. Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre (Mt 19:6).
    • 7. Dios toma la defensa de la esposa de tu juventud a la que has sido infiel, siendo ella tu compañera y la esposa de alianza matrimonial. ¡Cuidado, no seas infiel a la esposa de tu juventud! (Mal 2:14-15)
    • 8. Ora siempre con ella como Tobías con su esposa Sara: Señor, no llevado del deseo impuro, sino del amor, la recibo por mujer. Ten misericordia de mí y de ella y concédenos a ambos larga vida (Tob 8:7).
    • 9. Cuando tengas problemas en tu matrimonio, no olvides lo que dice Jesús: Sin Mí no pueden hacer nada (Jn 15:5).
    Pero, como dice san Pablo:
    1. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Fil 4:13). 2. Ora mucho por tu matrimonio. Ten fe en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia (Hech 16:31). 3. El matrimonio sea tenido por todos en honor y la unión conyugal sea sin mancha, porque a los fornicarios y adúlteros los juzgará el Señor (Heb 13:4).

    Los Hijos:
    En ninguna parte de la Biblia se dice que los hijos sean una maldición, sino todo lo contrario, son una bendición, aunque sean enfermos. De ahí que el aborto sea abominable para Dios
    • 1. La herencia que da el Señor son los hijos; su salario es el fruto del vientre, son saetas en manos de un guerrero los hijos de la juventud. Dichoso el hombre que llena con ellas su aljaba: no quedará derrotado cuando litigue con su adversario en la plaza (Sal 127:3-5).
    • 2. El Señor, a la estéril, le da un puesto en la casa, como madre feliz de hijos (Sal 113: 9).
    • 3. La corona del anciano son sus hijos y sus nietos; los hijos son la honra de sus padres (Prov 17:6).
    • 4. Tus hijos son como renuevos de olivo alrededor de tu mesa; ésta es la bendición del hombre que teme al Señor. Que el Señor te bendiga... y veas a los hijos de tus hijos (Sal 128:3-4).
    • 5. Corrige a tu hijo y te dará contento (Prov 29:17).
    • 6. Hijo mío, si eres sabio, se alegrará mi corazón. Y se alegrarán mis entrañas, si tus labios dicen cosas rectas. No envidies a los pecadores, sino persevera en el bien. Porque ciertamente tendrás un porvenir y no verás frustrada tú esperanza. Óyeme, hijo mío, y sé sabio y endereza tu corazón por el buen camino. No te vayas con los borrachos... Escucha a tu padre y, cuando envejeciere tu madre, no la desprecies. Compra la verdad y no la vendas... Dame, hijo mío, tu corazón y pon tus ojos en mis caminos (Prov 23:15-26).
    • 7. Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre es el primer mandamiento seguido de una promesa: para que sean felices y tengan larga vida sobre la tierra. Y ustedes, padres, no exasperen a sus hijos, sino edúquenlos en disciplina y en la enseñanza del Señor (Ef 6:1-4).
    • 8. Hijo, acoge a tu padre en la ancianidad y no le des pesares mientras viva (Eclo 3: 14)
    • 9. Y Dios nos sigue diciendo a cada uno: Tú eres mi hijo muy amado en quien tengo puestas todas mis complacencias (Mc 1:11).


    Sufres mucho?
    • 1. Bienaventurados serán cuando los persigan y calumnien. Alégrense y regocíjense, porque grande será su recompensa en el cielo (Mt 5:11).
    • 2. Es preciso pasar por muchas tribulaciones para entrar en el reino de los cielos (Hech 14:22).
    • 3. Pero los padecimientos del tiempo presente no son nada en comparación de la gloria que ha de manifestarse en nosotros (Rom 8:18).
    • 4. Alégrense en la medida en que participen de los padecimientos de Cristo (1 Pe 4:13).
    • 5. En el mundo han de padecer persecución, pero confíen, yo he vencido al mundo (Jn 16:33).
    • 6. El Señor me dijo: Te basta mi gracia, que en la flaqueza llega al colmo el poder. Muy gustosamente continuaré gloriándome en mis debilidades para que habite en mí la fuerza de Dios. Por lo cual, me complazco en las enfermedades, en los oprobios, en los aprietos por Cristo; pues, cuando parezco débil, entonces es cuando soy fuerte (2Co 12:9-10).
    • 7. Por lo cual, me alegro de mis padecimientos y suplo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia (Col 1:24).
    • 8. Jamás me gloriaré, sino en la cruz de Jesucristo por quien el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo (Gal 6:14).

    El sufrir pasa, pero el haber sufrido queda.
    • 1. Y Dios todo lo permite por nuestro bien (Rom 8:28).
    • 2. Por eso puedo dormir tranquilo, sabiendo que mi Padre Dios vela mi sueño y mi vida está en sus manos y no me sucederá nada más que lo que Él permita por mí bien. Y puedo decir con fe: Dios mío, yo confío en Ti (Sal 91:2)


    Estás deprimido(a)
    Dite a ti mismo:
    • 1. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el amparo de mi vida, ¿quién me hará temblar? (Sal 27:1-3).
    • 2. Alma mí, confía en el Señor; ten ánimo, espera en el Señor (Sal 27:14).
    • 3. Yo me apoyo en Dios, que es mi Señor, y me hace correr por las alturas (Hab 3: 19).
    • 4. Señor, Tú eres mi Dios; a Ti te busco, mi alma tiene sed de Ti (Sal 63:2-5).
    • 5. Señor, oye mi clamor, atiende mi oración (Sal 61:2-4).
    • 6. Mírame y ten compasión de mí (Sal 25:16).
    • 7. Ahora me siento tranquilo y no tengo más miedo, porque mi fuerza y mi canción es el Señor. Él es mi salvación (Is 12:2).

    Él me dice con cariño:
    • 1. Hijo, confía en Mí, tus pecados te son perdonados (Mt 9:2).
    • 2. Confía en Mí y no te apoyes en tu propia inteligencia (Prov 3:5).
    • 3. Dame, hijo mío, tu corazón y que tus ojos hallen deleite en mis caminos (Prov 23:26).

    Y yo puedo decir con fe:
    • 1. Cristo es todo para mí. Cristo es mi vida (Fil 1:21).
    • 2. Todo lo puedo con Cristo que me fortalece (Fil 4:13)



    ¿Estás Angustiado(a)?

    Medita en tu corazón:
    • 1. El Señor me liberó de todos mis temores (Sal 34:5)
    • 2. El Señor es mi socorro ¿qué pueden hacer los hombre contra mí? (Heb 13:6)
    • 3. Cuando te llamo, Tú me respondes, oh mi Dios. Tú, que me has sostenido en mis angustias, ten compasión de mí y escucha mi oración (Sal 4:2)
    • 4. Señor, escucha mi oración y que mi clamor llegue a tu presencia. No apartes tu rostro de mí. En el tiempo de la angustia, atiéndeme y escúchame el día que te invoco (Sal 118:5-6)
    • 5. Mírame y ten compasión de mí, que soy pobre y afligido (Sal 25:16-18)
    • 6. Señor, escucha mi oración y presta oído a mis súplicas (Sal 86:6-7)

    Y Dios me responde:
    • 1. Yo soy el Dios de Abraham, tu padre, no temas; porque yo estoy contigo (Gén 26: 24)
    • 2. No temas, que yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios (Is 41:10).
    • 3. Yo soy tu Dios y te enseño lo que es provechoso (Is 48:17-18)
    • 4. Yo te enseñaré el camino que debes seguir, seré tu consejero y estarán mis ojos velando sobre ti (Sal 32:8)
    • 5. Si atraviesas las aguas, yo estaré contigo; si por ríos, no te anegarás. Si pasas por el fuego, no te quemarás; las llamas no te consumirán, porque yo soy tu Dios... A mis ojos eres de gran precio, de gran estima y yo te amo. No temas, porque yo estoy contigo (Is 43:2-5)
    • 6. No tengas miedo, solamente confía en Mí (Mc 5:36)
    • 7. Vengan a Mí los que están cansados y agobiados y Yo los aliviaré (Mt 11:28)




    ¿Estás enfermo(a)?
    • 1. Señor, Tú me curas y me haces vivir (Is 38:16)
    • 2. Señor, si quieres puedes curarme (Mc 1:40)
    • 3. Y (Jesús), enternecido, extendió su mano, lo tocó y le dijo: Quiero, queda limpio (Mc 1:42). Todo es posible al que tiene fe (Mc 9:23)

    Dile entonces: Creo, Señor, pero ayuda a mi poca fe (Lc 9:24)

    Y Dios te dice:
    • 1. Llámame y yo te responderé y te comunicaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces... Yo les restituiré la salud, los sanaré y les daré abundancia de paz y de verdad (Jer 33:3-7)
    • 2. El que esté enfermo que llame a los sacerdotes de la Iglesia para que oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor; y la oración de la fe salvará al enfermo y el Señor lo curará y, si ha cometido pecado, lo perdonará. Oren unos por otros para que sean curados, porque mucho puede la oración fervorosa del hombre bueno (Sant 5:13-16)
    • 3. Yo soy Dios, tu sanador (Ex 15:26)
    • 4. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida (Ap 2:10)
    • 5. Hijo mío, cuando estés enfermo, no te impacientes, ruega al Señor y Él te sanará... Llama al médico, porque el Señor lo creó y no lo alejes, pues te es necesario. Hay ocasiones en que logra acertar, porque también él oró al Señor para que lo guiara en procurar alivio y dar la salud para prolongar la vida del enfermo (Eclo 38:9-15)
    • 6. Los que crean... impondrán las manos en mi nombre sobre los enfermos y estos quedarán sanos (Mc 16:18)

    Di con fe:
    • 1. Dios me lo dio, Dios me lo quitó. ¡Bendito sea su nombre! (Job 1:21)
    • 2. Las almas de los justos están en las manos de Dios. A los ojos de los necios parecían haber muerto y su partida era considerada una desgracia, pero ellos gozan de paz... Después de un ligero castigo, serán colmados de bendiciones, porque Dios los probó y los halló dignos de sí (Sab 3:1-5)
    • 3. Felices los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan (Ap 14:13)
    • 4. Dios enjugará las lágrimas de sus ojos y la muerte no existirá más ni habrá duelo, ni gritos ni dolor, porque esto es ya pasado (Ap 21:4)
    • 5. Si vivimos, vivimos para el Señor. Si morimos, morimos para el Señor y, tanto en la vida como en la muerte, somos del Señor (Rom 14:7-9)
    • 6. No queremos que ignoren la suerte de los difuntos para que no se aflijan como los que no tienen esperanza. Si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo Dios, por Jesús, tomará consigo a los que se durmieron en Él. Esto se lo decimos como Palabra del Señor... Consuélense mutuamente con estas palabras (1 Tes 4:13-18)

    Y Jesús nos dice:
    Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en Mí, aunque haya muerto vivirá, y todo el que vive y cree en Mí no morirá para siempre (Jn 11:25-26)




    ¿Oras por los difuntos?
    Judas Macabeo mandó a Jerusalén dos mil dracmas de plata para ofrecer un sacrificio por los caídos en la batalla. De no esperar que los caídos resucitarían, habría sido inútil y superfluo orar por los muertos. Pero creía que a los muertos piadosamente les está reservada una magnífica recompensa.
    • 1. Obra santa y piadosa es orar por los difuntos (2 Mac 12:43-46)
    • 2. En el cielo no puede entrar nada manchado (Ap 21:27)
    • 3. Aquel cuya obra queda abrasada, sufrirá daño, pero él se salvará, como quien pasa a través del fuego (1Co 3:15)
    • 4. Las almas de los justos están en las manos de Dios... Después de un ligero castigo, serán colmados de bendiciones, porque Dios los probó y los halló dignos de sí (Sab 3:1-5)



    Te sientes solo(a) y triste?
    • 1. No me abandones, Señor, no me dejes solo (Sal 27:9-10)
    • 2. Aunque pase por momentos oscuros y difíciles (por un valle de tinieblas) no temeré mal alguno, porque Tú, Señor, estás conmigo (Sal 23:4)

    Y Dios me dice:
    • 1. Aunque una madre se olvide de su hijo, yo nunca me olvidaré de ti. Te tengo grabado en la palma de mis manos (Is 49:15-16)
    • 2. Yo nunca te dejaré ni te abandonaré (Heb 13:5 y Jos 1:5)
    • 3. Yo estoy contigo y te bendeciré adondequiera que vayas, y no te abandonaré hasta cumplir mis promesas (Gen 28:15)
    • 4. Esfuérzate y ten valor, que nada te asuste, no tengas miedo a nada, porque yo, tu Dios, iré contigo adondequiera que tú vayas (Jos 1:9)
    • 5. No tengas miedo, porque yo estoy contigo (Is 43:5)
    • 6. Mira que estoy a tu puerta y llamo; si alguno escucha mi voz y me abre, entraré a él y cenaré con él y él conmigo (Ap 3:20)
    El Señor quiere que vayas a visitarlo y a contarle tus problemas. Recuerda: El Maestro está ahí y te llama (Jn 11:28)



    ¿Te falta fe?


    La fe es un don de Dios que hay que pedirlo con humildad. Dice Jesús:
    • 1. Dichosos los que creen sin haber visto (Jn 20:29)
    • 2. ¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios? (Jn 11:40)
    • 3. ¿Aún no tienen fe? (Lc 8:25)
    • 4. ¿Por qué son tan tímidos? ¿Aún no tienen fe? (Mc 4:39)
    • 5. En Nazaret no hizo muchos milagros por su falta de fe (Mt 15:28)
    • 6. Hágase contigo, como has creído (Mt 8:13)

    Pidamos con humildad la fe que necesitamos y digamos:
    • 1. Señor, aumenta nuestra fe (Lc 17:5)
    • 2. Señor, creo, pero aumenta mi fe (Mc 9:24)

    Y Jesús nos dice: Todo es posible al que tiene fe (Mc 9:23).



    ¿Tienes sed de Dios?

    • 1. Mi alma está sedienta de Dios (Sal 42:2)
    • 2. Mi alma tiene sed de Ti como tierra reseca, agostada y sin agua (Sal 63:2)

    Dios te responde con amor:
    • 1. No tengas miedo, solamente confía en Mí (Mc 5:36)
    • 2. Vienen días en que mandaré sobre la tierra hambre de oír la Palabra de Dios (Amós 8:11)
    • 3. Al que tenga sed, yo le daré gratis de la fuente de agua viva (Ap 21:6)
    • 4. El que tenga sed que venga a Mí y beba (Jn 7:37)
    • 5. El que beba de esta agua no tendrá nunca más sed (Jn 4:14)
    • 6. Yo soy el pan de vida. El que viene a Mí ya no tendrá más hambre; el que cree en Mí, jamás tendrá sed (Jn 6:35)
    • 7. Vengan a Mí los que están cansados y agobiados, que yo los aliviaré y daré descanso para sus almas (Mt 11:28-29)
    • 8. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados... Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios (Mt 5:6-8).



    ¿Vives para Dios?

    • 1. Vosotros, hijitos, sois de Dios... Nosotros somos de Dios (1Jn 4:4-6).
    • 2. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu ser, y llevarás muy dentro de tu corazón todos estos mandamientos que hoy te doy (Det 6: 5-6)
    • 3. Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor. Tanto en la vida como en la muerte, somos del Señor (Rom 14:8)
    • 4. El que es de Cristo se ha hecho una criatura nueva, lo viejo pasó y se ha hecho nuevo (2Co 5:17)
    • 5. Despójense del hombre viejo, viciado por las concupiscencias seductoras y renuévense en el espíritu de su mente, vistiéndose del hombre nuevo creado según Dios en justicia y santidad verdaderas (Ef 4:22-24)
    Mi Padre Dios me dice:
    • 1. Dame, hijo mío, tu corazón (Prov 23:26)
    • 2. Yo te llamé por tu nombre y tú me perteneces (Is 43:1)
    Y nosotros podemos decir con alegría:
    • 1. Para mí, la vida es Cristo (Fil 1:21
    • 2. Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí (Gal 2:20)


    ¿Compartes tu fe?
    Es fundamental que comuniquemos a otros los tesoros de nuestra fe. No podemos guardarla exclusivamente para nosotros solos. Hay que predicar y evangelizar.

    Escuchemos la voz de Dios.
    • 1. Todos somos embajadores de Cristo (2Co :20)
    • 2. Vayan por el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura (Mc 16: 15)
    • 3. Estén siempre prontos a dar razón de su esperanza a todo el que se lo pidiere (1Pe 3:15)
    • 4. Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y templanza. No te avergüences jamás de dar testimonio de nuestro Señor… conlleva con fortaleza los trabajos a causa del Evangelio (2Tim 1:7-8)
    • 5. Soporta los trabajos de evangelista, cumple tu ministerio (2Tim 4:5)
    • 6. Ustedes son la sal de la tierra... Ustedes son la luz del mundo (Mt 5:13-14)
    • 7. Brille su luz ante los hombres, para que viendo sus buenas obras, glorifiquen a su Padre que está en los cielos (Mt 5:16)
    • 8. Y ahora vete a tu casa y a los tuyos y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo y cómo ha tenido misericordia de ti (Mc 5:19)
    • 9. Habla, yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que has de decir (Ex 4:12)
    • 10. No temas, habla y no calles (Hech 18:9)
    • 11. Predica la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina (2Tim 4:2)
    • 12. El que se avergüence de Mí y de mis palabras, también el Hijo se avergonzará de él, cuando venga en su gloria (Lc 9:26)
    • 13. Esfuérzate, ten ánimo y no temas ni desmayes (1Par 22:13)
    • 14. Esfuérzate y ten valor, nada te asuste y nada temas (Jos 1:9)
    • 15. Esfuérzate, ten gran valor y espera en Dios (Sal 27:14).
  • 16. No los temas ni te atemorices ante ellos (Ez 2:6; 3, 9)
  • 17. No tiembles ante ellos no sea que yo te haga temblar. Yo te pongo desde hoy como ciudad fortificada, como columna de hierro y muro de bronce frente a la tierra toda. Te combatirán, pero no podrán contigo, porque yo estoy contigo para salvarte (Jer 1:17-19).
  • 18. No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios y te fortaleceré y vendré en tu ayuda (Is 41:10)

  • El Señor necesita misioneros. La mies es mucha y los obreros pocos (Mt 9:37)
    ¿Estás dispuesto a ser uno de ellos y dar tu vida por la causa de Cristo y del Evangelio?
    El Señor te sigue diciendo como a Isaías:
    ¿A quién enviaré? ¿Quién irá de mi parte? Isaías respondió: Aquí estoy yo, envíame a mí (Is 6:8)

    Respondamos nosotros también como Isaías o como san Pablo:
    Señor, ¿qué quieres que haga? (Hech 22:10).
    Evangelizar para mí no es motivo de gloria, sino una necesidad. ¡Ay de mí si no evangelizo (1Co 9:16).

    b>¿Oras mucho?

    • 1. Perseveren en la oración con acción de gracias (Col 4:2)
    • 2. Oren sin desfallecer (Lc 18:1)
    • 3. Vivan alegres en la esperanza, pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración (Rom 12:12)
    • 4. Oren en todo tiempo (Ef 6:18)
    • 5. Oren noche y día (1Tes 3:10)
    • 6. Estén siempre alegres y oren sin cesar (1Tes 5:17)
    • 7. En todo tiempo, en la oración y plegaria, presenten sus peticiones a Dios con acción de gracias (Fil 4:6)


    Jesús se pasaba muchas noches en oración. San Pablo dice: Oro noche y día (2Tim 1:3). ¿Y tú?


    ¿Eres alegre?

    • 1. Estén siempre alegres (1Tes 5:16)
    • 2. Vivan alegres en la esperanza (Rom 12:12)
    • 3. Alégrense en el Señor (Fil 4:4)
    • 4. Ahora están tristes, pero de nuevo los veré y se alegrará su corazón y nadie será capaz de quitarles su alegría (Jn 16:22)
    • 5. Les escribo esto para que su alegría sea completa (1Jn 1:4)
    • 6. Sirvan al Señor con alegría; vengan gozosos a su presencia (Sal 99:2)
    • 7. Les digo estas cosas para que mi alegría esté en ustedes y su alegría llegue a plenitud (Jn 15:11; Jn 17:13)
    • 8. Estén alegres y el Dios del amor y de la paz estará con ustedes (2Co 13:11)
    • 9. Alegra tu corazón y echa lejos de ti la tristeza (Eclo 30:24)
    • 10. Yo soy la luz (alegría) del mundo (Jn 8:12)
    • 11. Ustedes son la luz (alegría) del mundo (Mt 5:14)
    • 12. Brille su luz ante los hombres para que viendo sus buenas obras glorifiquen a su Padre que está en los cielos (Mt 5:16)


    ¿Eres agradecido(a)

    • 1. Debemos dar gracias a Dios en todas las cosas (2Tes 1:3)
    • 2. Den gracias a Dios Padre por todo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo (Ef 5: 20)
    • 3. En todo tiempo, en la oración, sean presentadas sus peticiones, acompañadas de acción de gracias (Fil 4:6).
    • 4. Den gracias a Dios, porque tal es la voluntad de Cristo Jesús respecto de ustedes (1Tes 5:18)
    • 5. Canten y den gracias al Señor, porque es eterna su misericordia (Dan 3, 90)
    • 6. Ya coman, ya beban, ya hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para gloria de Dios (1Co 10:31)
    • 7. Todo lo que hagan de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él (Col 3:17)
    • 8. Canten agradecidos en sus corazones con salmos, himnos y cánticos inspirados (Col 3:16)

    Y yo personalmente:
    • 1. Te doy gracias, Señor y Rey mío, te alabaré, porque eres el Dios de mi salud (Eclo 51:1)
    • 2. Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus beneficios (Sal 103:2)


    ¿Das el diezmo?
    • 1. Dios ama al que da con alegría (2Co 9:7)
    • 2. Abraham dio a Melquisedec el diezmo de todo lo que había recuperado (Gen 14:17-20)
    • 3. La décima parte de los productos de la tierra, tanto de semillas como de árboles, pertenece al Señor y está consagrada a Él (Lev 27:30-33)


    Dios te dice con toda claridad:
    • 1. Tráiganme el diezmo al tesoro del templo y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto a ver si no abro yo las esclusas del cielo y no derramo sobre vosotros la bendición sin medida (Mal 3:8-12
    • 2. Den y se les dará, una medida apretada y rebosante; porque con la misma medida con que midieren serán medidos (Lc 6:38)
    • 3. Ofrece al Señor tus dones con rostro alegre y conságrale tus diezmos. El Señor es generoso y te dará siete veces más (Eclo 35:12)
    • 4. Dios es poderoso para hacer que copiosamente abundemos más de lo que podemos pedir o pensar en virtud del poder que actúa en nosotros (Ef 3:20)
    • 5. Hay más dicha en dar que en recibir (Hech 20:35)
    • 6. Por eso: Siempre te daré, oh Señor, la décima parte de todo lo que Tú me des (Gen 28:22)


    ¿Bendices a todos?

    • 1. Bendigan a los que los maldigan (Lc 6:28)
    • 2. No devuelvan mal por mal ni ultraje por ultraje, más bien bendigan. Porque Dios los ha llamado a ser herederos de la bendición (1Pe 3:9)
    • 3. No te dejes vencer por el mal, antes bien, vence al mal con el bien (Rom 12:21)
    • 4. Bendigan a los que los persiguen, bendigan y nunca maldigan (Rom 12:14)
    • 5. Digan siempre: Que el Señor los bendiga. Los bendecimos en el nombre del Señor (Sal 129:8)
    • 6. Honra a tu padre de palabra y de obra para que venga sobre ti su bendición, porque la bendición del padre afianza su familia (Eclo 3:9-10)
    • 7. Honra a tu padre y a tu madre para que seas feliz y goces de larga vida sobre la tierra (Ef 6:2-3)
    • 8. Las bendiciones de tu padre son mejores que las de las eternas montañas, superan las delicias de las colinas eternas (Gén 49:26)

    Una fórmula bíblica para bendecir es la siguiente:
    • 1. Que Dios te bendiga y te guarde. Que haga brillar su rostro sobre ti y te conceda su favor. Que el Señor vuelva su rostro hacia ti y te conceda la paz. Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré (Num 6:24:27).
    • 2. Si escuchas la voz del Señor y guardas sus mandamientos... te alcanzarán todas estas bendiciones. Serás bendito en la ciudad y bendito en el campo. Será bendito el fruto de tu vientre y de tu suelo, y el de tus animales. Bendita será tu canasta y tu artesa. Bendito serás en tu entrar y en tu salir... Dios te colmará de dones y bendecirá el fruto de tus entrañas, el fruto de tus ganados, el fruto de tu suelo. Dios te abrirá sus tesoros, enviando la lluvia a su tiempo y bendiciendo todo el trabajo de tus manos (Det 28:1-12).
    • 3. Yo estoy contigo y te bendeciré adondequiera que vayas y no te abandonaré hasta cumplir mis promesas (Gen 28:15).
    • 4. Nunca maldigas (Lev 19:14)


    ¿Crées en la providencia de Dios?

    • 1. Como un padre tiene ternura con sus hijos, así el Señor tiene ternura con sus fieles (Sal 103:13)
    • 2. Él es cariñoso con todas sus criaturas (Sal 145:9)
    • 3. Cuando Israel era un niño, yo lo amé... Lo levanté en mis brazos. Fui para ellos como quien alza una criatura contra su mejilla y me bajaba hasta ella para darle de comer (Os 11:1-4)
    • 4. Todos esperan de ti que les des alimento a su tiempo. Tú se lo das y ellos lo toman, abres tu mano y se sacian de bienes (Sal 104:27-28)
    • 5. Dios ha hecho al pequeño y al grande e igualmente cuida de todos (Sab 6:7)
    • 6. Él te librará de la red del cazador, de la peste funesta. Te cubrirá con sus plumas, bajo sus alas te refugiarás. Su brazo es escudo y armadura. No temerás el espanto nocturno ni la flecha que vuela de día, ni la peste que se desliza en las tinieblas, ni la epidemia que devasta a medio día... A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos, te llevarán en sus palmas para que tu pie no tropiece en la piedra; caminarás sobre áspides y víboras... Lo libraré, lo protegeré, porque conoce mi nombre. Me invocará y lo escucharé. Con él estaré en la tribulación, lo defenderé, lo glorificaré, lo saciaré de largos días y le haré ver mi salvación (Sal 91).

    Y Jesús mismo nos dice:
    • 1. No cae ni un pajarito a tierra sin la voluntad de su Padre. Hasta los cabellos de la cabeza están contados. No tengan miedo, pues valen más que muchos pajaritos (Mt 10:29-31)
    • 2. No se inquieten por la vida, por lo que comerán o beberán, ni por su cuerpo, con qué lo van a vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Miren las aves del cielo, no siembran ni almacenan ni siegan y su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?... No se preocupen diciendo: ¿Qué comeremos, qué beberemos, con qué nos vestiremos? Los paganos se afanan por todo eso, pero bien sabe su Padre que de todo eso tienen necesidad. Busquen primero el reino de Dios y su justicia, que todo lo demás se les dará por añadidura (Mt 6:25-34)
    • 3. Echen sobre Él sus preocupaciones, porque Él se cuida de ustedes (1Pe 5:7)
    • 4. Él proveerá a todas sus necesidades según sus riquezas en Cristo (Fil 4:19).

    Por eso, puedo decir confiado:
      1. Yo soy pobre y necesitado, pero el Señor se cuida de mí (Sal 40:18).
    • 2. Dios mío, yo confío en Ti (Sal 91:2).



    ¿Confías en las promesas de Dios?
    • 1. Las promesas de Dios son en Él un Sí (2Co 1:20)
    • 2. Deben tener paciencia para que cumpliendo la voluntad de Dios consigan sus promesas (Heb 10:35)
    • 3. Ninguna de las promesas hechas a Moisés ha fallado (1 Re 8:56)
    • 4. Tengamos firme esperanza, porque Dios es fiel a sus promesas (Heb 10:23)

    Y tu Padre Dios te dice:
  • 1. Yo no faltaré a mi fidelidad... y no retractaré lo que ha salido de mis labios (Sal 89: 35).
  • 2. La palabra que sale de mi boca hace lo que yo quiero y cumple su misión (Is 55: 11).
  • 3. Yo velaré sobre mis palabras para cumplirlas (Jer 1:12)
  • 4. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mt 24:35)
  • 5. Estoy convencido de que Dios es poderoso para cumplir lo que ha prometido (Rom 4.21)


  • Promesas de Jesús (algunas)


    • 1. Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28:20)
    • 2. El que cree en Mí hará las obras que yo hago y mayores que éstas (Jn 14:12)
    • 3. El que cree en Mí y se bautice, se salvará. A los que creyeren en mi nombre, les acompañarán estas señales: en mi nombre echarán demonios, hablarán lenguas nuevas, tomarán serpientes en sus manos y, si bebieren veneno, no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y estos se curarán (Mc 16:16-18)
    • 4. Vengan a Mí los que están cansados y agobiados que yo los aliviaré (Mt 11:28)
    • 5. Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo o qué hablarán, porque se les dará en aquella hora lo que deben hablar. No serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre quien hablará en ustedes (Mt 10:19-20).
  • 6. El que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos (Mt 10:32)
  • 7. Bienaventurados serán cuando los insulten y los persigan por mi nombre. Alégrense y regocíjense, porque grande será su recompensa en el cielo (Mt 5:11)
  • 8. Busquen primero el reino de Dios y su justicia, que todo lo demás se les dará por añadidura (Mt 6:33).
  • 9. Si no se hicieren como niños, no entrarán en el reino de los cielos (Mt 18:3)
  • 10. Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir cualquier cosa, estén seguros que mi Padre celestial se lo dará. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18:19)
  • 11. El que dejare hermanos y hermanas, padre o madre o hijos o campos por mí, recibirá cien veces más en esta vida y después la vida eterna (Mt 19:29)
  • 12. Todo lo que pidan con fe en la oración se les dará (Mt 21:22).
  • 13. El que se ensalce será humillado, pero el que se humilla será enaltecido (Mt 23:12).
  • 14. El que persevere hasta el fin se salvará (Mt 24:13).

  • 15. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mt 24:35)
  • 16. Les he dado poder sobre toda potencia del enemigo y nada les dañará (Lc 10:18).
  • 17. Si ustedes, siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden? (Lc 11:13).
  • 18. Dichosos los que oyen la Palabra de Dios y la practican (Lc 11:28).
  • 19. Todo el que cree en Él tiene la vida eterna (Jn 3:15; 3:36).
  • 20. El que escucha la Palabra de Dios y cree en el que me envió, tiene la vida eterna (Jn 5:24)
  • 21. Yo soy el pan de vida, el que viene a Mí no tendrá más hambre y el que viene a Mí no tendrá más sed (Jn 6:35).
  • 22. El que cree en Mí, de su seno correrán ríos de agua viva (Jn 7:37).
  • 23. Si el Hijo del hombre los libra serán verdaderamente libres (Jn 8:36).
  • 24. La verdad les hará libres (Jn 8:32)
  • 25. Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en Mí, aunque haya muerto, vivirá (Jn 11:25).
  • 26. Yo soy la luz del mundo, el que me sigue no caminará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Jn 8:12).
  • 27. Si me piden algo en mi nombre, yo lo haré (Jn 14:14; Jn 16:23).
  • 28. Si alguno me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él (Jn 14:23).
  • 29. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando (Jn 15:14).
  • 30. Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia (Jn 10:10).
  • 31. Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por Mí (Jn 14:6).
  • 32. Deposita en Él tus preocupaciones, pues Él se cuida de ti (1 Pe 5:7).
  • 33. Dios proveerá tus necesidades según sus riquezas en Cristo Jesús (Fil 4:19).


  • Promesas de Dios Padre: (algunas)

    • 1.Yo nunca te dejaré ni te abandonaré (Jos 1:5; Heb 13:5).
    • 2. No tengas miedo, porque yo estoy contigo (Is 43, 5).
    • 3. No temas, porque yo estoy contigo; no mires con desconfianza, porque yo soy tu Dios (Is 41:10).
    • 4. A mis ojos eres de gran precio, de gran estima y yo te amo (Is 43:4).
    • 5. Yo te enseñaré el camino que debes seguir y seré tu consejero y estarán mis ojos velando sobre ti (Sal 32:8).
    • 6. Aunque una madre se olvide de su hijo, yo nunca me olvidaré de ti. Te tengo grabado en la palma de mis manos (Is 49:15-16).
    • 7. Yo estoy contigo y te bendeciré adondequiera que tú vayas y no te abandonaré hasta cumplir mis promesas (Gen 28:15).
    • 8. Esfuérzate y ten valor, nada te asuste, no tengas miedo a nada; porque yo, tu Dios, iré contigo adondequiera que tú vayas (Jos 1:9).
    • 9. Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno me abre, entraré a él y cenaré con él y él conmigo (Ap 3:20).
    • 10. Llámame y yo te responderé y te comunicaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces (Jer 33:3-7)
    • 11. Te he amado desde toda la eternidad (Jer 31.3).
    • 12. Con amor eterno me apiadé de ti... y nunca se apartará de ti mi amor (Is 54:8-10).
    • 13. Tú eres mi hijo muy amado, en quien tengo puestas todas mis complacencias (Mc 1:11).
    • 14. Hijo, tus pecados te son perdonados (Mc 2:5).
    • 15. Aunque tus pecados sean rojos como la grana, quedarán blancos como la nieve (Is 1:18).
    • 16. No tengas miedo, solamente confía en Mí (Mc 5.36).


    Amor a Jesús en la Eucaristía:
    Jesús nos dice:
    • 1.Yo soy el pan de vida (Jn 6:34).
    • 2.El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día (Jn 6:54).
    • 3.Tomad y comed, esto es mi Cuerpo (Mt 26:26).
    • 4.Y por si alguno lo duda, san Pablo insiste: El cáliz de bendición que bendecimos ¿no es acaso la comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es la comunión con el cuerpo de Cristo? (1Co 10:16).
    • 5.Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo (1Cor 11:27-29).
    • 6.Jesús presente en la Eucaristía es llamado manjar de ángeles (Sab 16:20), pan de los fuertes (Sal 78:25), pan de los cielos (Sal 105:40) y el pan bajado del cielo (Jn 6:51).
    El mismo Jesús nos dice:
    • 1. El que tiene sed, que venga a Mí y beba (Jn 7:37).
    • 2. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, le daré gratis de la fuente de agua viva...y seré su Dios y Él será mi hijo (Ap 21:6-7).
    • 3. Yo soy el pan vivo bajado de cielo, el que come de este pan vivirá para siempre y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo (Jn 6:51).
    • 4. Y Jesús nos espera en la Eucaristía para que vayamos a visitarlo, acompañarlo y hacerlo feliz, para reparar así tantas ofensas que recibe en el mundo entero.
    • Recuerda:
    • 1.El Maestro está ahí y te llama (Jn 11:28).
    • 2.Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo (Jn 21:17).
    • 3.Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a Ti, Dios mío (Sal 42:2).
    • 4.Dios mío, estás revestido de esplendor y majestad (Sal 104:1).
    • 5.Contemplad al Señor y quedaréis radiantes (Sal 33:6).


    Amor a María:

    • 1.Amemos a María por ser la madre de Jesús, nuestro Salvador. Ella fue anunciada en el Antiguo Testamento:
    • 2.He aquí que una virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que quiere decir Dios con nosotros (Mt 1:23; Is 7:14).
    • 3.Estando desposada María su madre con José, antes de que conviviesen, se halló haber concebido por obra del Espíritu Santo (Mt 1:18).
    • 4.Y el ángel le dice: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo (Lc 1:28).
    • 5.Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre (Lc 1:42).
    • 6.Y ella misma, inspirada por Dios, dice: Bienaventurada me llamarán todas las generaciones (Lc 1:48).
    • 7.Su misma prima santa Isabel la reconoce como madre del Señor al decirle: ¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a visitarme? (Lc 1, 43).
    • 8.Jesús nos la entregó como madre: Ahí tienes a tu madre (Jn 19:27).
    • 9.Los primeros cristianos le reconocieron un puesto de honor especial. Ellos perseveraban en la oración con María, la madre de Jesús (Hech 1:14).
    • 10.;En el capítulo 12 del Apocalipsis aparece como madre de todos. El dragón (Satanás) se enfureció contra la mujer y se fue a hacer la guerr al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús (Ap 12:17).
    • 11. Por eso, todos debemos amarla, respetarla y escuchar el consejo que nos da de amar y obedecer a Jesús: Hagan lo que Él les diga (Jn 2:5). Y recibirla en nuestro corazón con todo cariño, como san Juan evangelista que, desde aquella hora, la recibió en su casa (Jn 19:27).


    Amor la la Iglesia:

    • 1.Ama a la Iglesia, porque es columna y fundamento de la verdad (1Tim 3:15).
    • 2. Jesús ha prometido que nadie la destruirá. Los poderes del infierno no la derrotarán (Mt 16:18).
    • 3. Esta Iglesia la encontramos desde sus inicios en Pedro, pues Jesús dijo claramente a el y a sus sucesores: Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia (Mt 16:18).
    • 4. Y Jesús ha prometido estar siempre en la Iglesia: Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28:20).


    Cristo prometió:
    • 1. A aquellos a quienes perdonen los pecados les serán perdonados (Jn 20:22).
    • 2. Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella para santificarla, purificándola mediante el lavado del agua con la palabra a fin de presentársela a sí, gloriosa, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada (Ef 5:25-27).



    Amor al Ángel Custodio:
    Dios nos ha dado un ángel para que nos guíe y acompañe durante toda la vida. Dios nos lo dice en su palabra:
    • 1. Yo mandaré un ángel delante de ti para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te he dispuesto. Acátale y escucha su voz y no le resistas (Ex 23: 20-22).
    • 2. Su misión es guardarte en todos tus caminos (Sal 91:11).
    • 3. El ángel del Señor está en torno a los que le temen y los salva (Sal 34:8).
    • 4. Para el hombre hay un ángel, un protector entre mil que le haga ver al hombre su deber (Job 33:23).


    Aspiración a la Santidad: ¿Quieres ser santo? Escucha a tu Padre Dios:
    • 1. Sed santos como vuestro Padre celestial es santo (Mt 5:48).
    • 2. Sed santos, porque yo, vuestro Dios, soy santo (Lev 19:2; 20:26).
    • 3. Los santificados en Cristo Jesús estamos llamados a ser santos (1Co 1:2).
    • 4. La voluntad de Dios es vuestra santificación (1Tes 4:3).
    • 5. Dios nos eligió desde antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados ante Él por el amor (Ef 1:4).

    Ser santo sería la mayor alegría que le puedes dar a tu Padre Dios. Pero debes dejarte hacer santo. Él te hará santo por el amor, porque la santidad es amor.
    INDICE



    Los Salmos:

    El libro de los salmos es un libro de oraciones para las diversas circunstancias de la vida. Debemos leerlos con un espíritu actual, aplicándolos a nuestra vida diaria. Los salmos brotaron de la vida de unos hombres concretos, que padecieron enfermedad, hambre, sed, persecución, guerra, exilio y otras muchas dificultades en las que también nosotros podemos estar inmersos. Los salmos son como un canto al Dios de la vida, un canto del alma que pide, que llora y que necesita; y se dirige a su Dios con la esperanza de que va recibir ayuda. Es, pues, un libro para orar la vida, para orar en la vida, para hacer de la vida una oración constante. Ellos son la flor y el fruto de un largo encuentro entre Dios y el hombre.

    Es como el producto final elaborado de una larga experiencia de diálogo entre ambos. En una palabra, los salmos son una manera práctica de orar en los diferentes problemas de la vida diaria. Sin embargo, hay que reconocer que algunos salmos de la Biblia contienen muchos nombres propios y expresiones particulares que hoy nos dicen poco. Leamos algunos salmos como lo expresa el Padre Ignacio Larrañaga el salmo 139 (138):

    Salmo 139 (138)

    Señor, tú me sondeas y me conoces. Tú me envuelves y me amas. Tú me circundas, me envuelves y me amas. Si salgo a la calle, te vienes conmigo. Si me siento en la oficina, te quedas a mi lado. Mientras duermo, velas mi sueño como la madre más solícita. Cuando recorro los senderos de la vida, caminas a mi lado. Al levantarme, sentarme o acostarme, tus ojos ven mis acciones.

    No hay distancias que puedan separarme de Ti. No hay oscuridad que te oculte. No eres, sin embargo, ningún "detective" que vigile mis pasos, sino el padre tierno que cuida las andanzas de sus hijos. Y, cuando tengo sensación de ser un niño perdido en el páramo, Tú me gritas con el profeta: Aquí estoy, contigo estoy, no tengas miedo. Me envuelves con tus brazos, porque eres poder y cariño, porque eres mi Dios y mi Padre, y en la palma de tu mano derecha llevas escrito mi nombre en señal de predilección. Adondequiera que yo vaya, estás conmigo. Tú me comunicas la existencia. Eres la esencia de mi vida. En Ti existo, me muevo y soy. Todavía no ha llegado la palabra a mi boca, todavía mi cerebro no elaboró un solo pensamiento, todavía mi corazón no concibió un proyecto y ya todo es familiar y conocido para Ti: pensamientos, palabras, intenciones y proyectos. Sabes perfectamente el término de mis días y las fronteras de mis sueños. Dondequiera que esté yo, estás Tú; dondequiera que estés Tú, estoy yo.

    Me abrazas y me cubres con la palma de tu mano. Estás en torno de mí, estoy en torno de Ti. Estás dentro de mí; estoy dentro de Ti. Con tu presencia activa y vivificante alcanzas las zonas más remotas de mi intimidad. Dios mío, me desbordas, me sobrepasas, me transciendes definitivamente. ¡Qué razón tenía aquel que dijo que lo esencial siempre es invisible a los ojos! Eres verdaderamente grande y sublime, por encima de toda ponderación. Dios mío, ¿quién como Tú? ¡Oh presencia, siempre oscura y siempre clara, siempre antigua y siempre nueva! ¡Eres un misterio fascinante!

    ¿Cómo podría evadirme de tu presencia? ¿A dónde emigraría para alejarme de tu aliento? ¿Cómo evitar tu mirada? Si yo fuera un águila invencible y escalara las crestas altísimas coronadas de nieve para huir de tu presencia, si en alas de un sueño mágico alcanzara la estrella más distante de la galaxia más lejana para escapar de tu mirada, todo sería inútil, dondequiera que esté yo, estás Tú.

    Si yo fuera un delfín de aguas profundas y en una zambullida vertical me sumergiera hasta los abismos más impenetrables o consiguiera penetrar en la caverna más oscura y profunda de la tierra, también allí me tomarías de la mano para decirme: "Hijo mío, no tengas miedo". Oh Dios mío, no hay piedras en el fondo del río ni pez en el mar que estén tan rodeados de agua como yo lo estoy de Ti. No hay ave en el cielo que esté tan rodeada de aire como yo lo estoy de Ti. No puedo escapar de tu mirada. Estás conmigo. Si en un arranque de locura pidiera prestadas las alas a la luz que recorre trescientos mil kilómetros por segundo, y alzando el vuelo llegara hasta el confín donde termina el mundo, también allí me tomarías con tu mano para decirme: "Aquí estoy, contigo estoy". Tu presencia transforma la noche en mediodía. Adondequiera que yo vaya, estás conmigo.

    Tú creaste mis entrañas, estabas presente en el seno de mi madre desde el primer momento de mi concepción y guiaste la primera división celular. Mis padres fueron simples instrumentos tuyos, Tú eres verdaderamente mi padre y mi madre. Por eso, te doy gracias y te glorifico por haberme hecho así, por haberme creado portentosamente y haber hecho de mí un prodigio de tu sabiduría y de tu amor. Ciertamente, soy una maravilla de tus manos. ¡Qué fantástico es todo esto! ¡Tener un padre que me ama y que siempre me acompaña! Padre mío, me humillo ante Ti, reconociendo tu grandeza. Te abro el libro de mi vida y te pido que limpies y corrijas todo lo malo que hay en él. No permitas que mis pies den un paso en falso. No me sueltes de tu mano, tómame y condúceme firmemente todos los días de mi vida por el camino de la sabiduría y del amor.
    Amén.


    Salmo 23 (22)
    El Señor es mi pastor. Yo soy su ovejita. Él es mi papá que me cuida con su infinito amor. Él se cuida de mí y de todas mis necesidades. Él sabe cuándo estoy enfermo y cuándo estoy triste, cuándo estoy alegre y por qué. Él lo sabe todo y todo lo puede. Por eso, puedo decir lleno de confianza: Aunque pase por un valle de tinieblas, aunque muera un ser querido, aunque una enfermedad incurable taladre mi cuerpo o me sienta angustiado por los problemas de la familia o del trabajo, no temeré mal alguno, porque Tú, Señor, estás conmigo.

    Si Tú estás conmigo, ¿a quién voy a temer? Si Tú me cuidas, ¿quién me podrá hacer mal? Tú eres mi pastor, nada me falta. Contigo puedo dormir tranquilo, sabiendo que velas mi sueño. Tu vara y tu cayado me sosiegan. Tú dispones una mesa ante mí. Te preocupas de mis alimentos y, además, me preparas cada día la mesa de la Eucaristía, llenándome de bendiciones. Tu bondad y tu compasión me acompañan siempre. Y espero gozoso el día que me llames para estar contigo en tu reino, donde viviré contigo por años sin término, por toda la eternidad. Amén.


    Salmo 27 (26)

    El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? Mi miedo ha desaparecido al saber que a mi lado está mi Padre Dios. Aunque un ejército organizado y en orden de batalla acampe frente a mi casa, mi corazón no se inmuta. Aunque mis enemigos se rían de mí y me hagan la vida imposible; aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me cuidará y me protegerá de todo mal.

    Cuando esté en peligro y la muerte llame a mi puerta, cuando los mastines de la depresión, de la enfermedad, de la incomprensión o de la soledad quieran entrar en mi casa, Dios me acompañará para darme fortaleza y me esconderá en lo escondido de su morada; me alzará sobre una roca inaccesible y me rodeará de murallas inexpugnables.

    Por eso, puedo confiar y dormir tranquilo, sabiendo que Dios me cuida. Puedo poner mi esperanza en Él y decirle a cada uno por propia experiencia: No temas. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo y espera en el Señor. Amen.

    Salmo 39 (38)
    Señor, dame a conocer mi fin y cuál es la medida de mis años. ¿Cuántos años me darás todavía de vida? Haz que comprenda lo caduco que soy. ¿Quién soy yo para ti? Una sombra que pasa. ¿Con quién me compararé? Con un poco de pasto seco en el campo. ¿Qué son mis días a la luz de tu eternidad? Un soplo, una sombra fugitiva. Mi vida es un puñado de afanes. ¿Dónde está la razón y el fin de mi existencia? Soy un pobre náufrago en la noche, que deseo hacer pie en una roca inamovible. 

    Señor, Tú eres mi roca y mi ancla. En Ti están afirmadas mis raíces. En tus manantiales beberé aguas de vida eterna. En tus brazos cálidos y poderosos dormiré tranquilo, mientras pasa la tempestad. Y Tú llenarás mis horizontes de seguridad. Tú serás el faro de mis noches y la estrella que me guía en las tinieblas. Oh Señor, en Ti sé que puedo esperar. Por eso, en Ti está mi esperanza. Tú eres mi esperanza. En Ti confío. Amén.

    Salmo 42 (41)

    Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a Ti, Dios mío. Tiene sed de Dios, del Dios vivo, ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios? Las lágrimas son mi pan noche y día, mientras todo el día me repiten: ¿Dónde está tu Dios? Por eso, digo a mi alma: No tengas miedo, espera en Dios que volverás a alabarlo. Estoy acosado por mis adversarios. Lágrimas saladas son mi alimento y mi bebida cada día, lágrimas amasadas de tristeza y vergüenza, porque me siguen repitiendo: ¿Dónde está tu Dios?

    Tú, Señor, eres mi refugio y mi protector. Envíame tu luz y tu verdad, que ellas me guíen y me conduzcan por tu camino para hacer siempre tu voluntad. Así me acercaré ante tu altar, oh Dios de mi alegría, y cantaré tus alabanzas por siempre. No temas, alma mía, no tengas miedo. Espera en Dios y volverás a alabarlo. Salud de mi rostro, Dios mío. Yo te amo y yo confío en Ti. Amen.


    Salmo 46 (45)
    Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, poderoso defensor en el peligro. Por eso, no tememos aunque tiemble la tierra y los montes se desplomen en el mar. Aunque un terremoto asole nuestra tierra, seguiremos alabando al Señor que nos conserva la vida. Aunque pierda todos los bienes, aunque una enfermedad venga a romper todos mis proyectos e ilusiones humanas, no temeré mal alguno, porque Tú, Señor, estás conmigo. Cuando las aguas me llegaban al cuello y sentía que me ahogaba, Tú me mirabas con ternura y con solicitud paternal revoloteaste sobre mí como un águila madre para darme confianza. No permitiste que las sombras me tragaran en la noche oscura, no permitiste que el miedo, la tristeza o la desesperación me arrebataran la paz. Me sacaste de la angustia como si de un pozo profundo se tratara. Me libraste de mis miedos y me colocaste en un camino ancho, iluminado por tu amor.

    Gracias, Señor. Si Tú estás con nosotros, ¿quién nos hará temblar? Si Tú eres nuestro padre ¿quién nos podrá dañar? A Ti todo amor, toda alabanza y toda gloria por los siglos de los siglos. ¡Bendito seas Señor, Dios de nuestros padres, ahora y por siempre! Amén.
    Amén.


    Salmo 51 (50)
    Misericordia, Dios mío, por tu bondad. Por tu inmensa compasión borra mi culpa. Lávame y límpiame por dentro, porque soy consciente de que he pecado y estoy arrepentido. Derrama sobre mí las aguas de todas las fuentes sagradas para que yo quede puro como una criatura recién nacida. No te apartes de mí, no te canses de limpiarme una y otra vez. Vuelve a sumergirme en las aguas purificadoras de tu misericordia para que mi alma quede más blanca que la nieve de las montañas.

    Despierta en mí, Dios mío, todas las arpas de la alegría, pulsa las cuerdas de mis entrañas más íntimas. Mira mis llagas con tu ternura sanadora y que tu misericordia me dé la paz. Señor, Tú, que todo lo puedes, deposita en el nido de mi intimidad un corazón puro y limpio para Ti. Por favor, no me expulses de la luz de tu mirada. Soy pecador, he pecado contra Ti, pero estoy arrepentido y te pido que tu misericordia inunde y empape mis heridas para sentir tu perdón y tu amor.

    Un día, Señor, tu alegría, asustada como una paloma, huyó de mi casa; devuélvemela, que ella regrese feliz a mis aleros para que mi vida sea música a tus oídos y mi alma esté llena de paz. Líbrame de las ataduras y cadenas de mi egoísmo. Líbrame de la soberbia que me aleja de Ti. Sé muy bien que nunca desprecias a un corazón arrepentido y humillado. Por eso, lo único que puedo hacer en este momento es confiar en Ti, echarme en tus brazos con amor y esperar que Tú me abraces y me digas que todavía me amas y esperas mucho de mí. Creo, Señor, en tu ternura y me echo en tus brazos confiado y seguro. En Ti, Señor, he puesto mi confianza y sé que no quedaré jamás defraudado. Amen.


    Salmo 55 (54)
    Dios mío, escucha mi oración, atiende a la voz de mis súplicas. Hazme caso y respóndeme, Señor. Me agitan mis ansiedades. Me turba la voz del enemigo. Ellos parecen respirar violencia. Sus palabras parecen de fuego. Y el miedo como una fiera se clava en mis entrañas y me las retuerce. Tengo miedo, Señor. El espanto me aplana. El pavor se pega a mi cuerpo. No sé a dónde mirar y en qué dirección caminar. Por todas partes están al acecho, espiándome. Estoy como un náufrago sin esperanza en alta mar.

    Y lo que más me duele es que el que me traiciona ha sido mi amigo y confidente, a quien me unía una dulce amistad, que comía en mi casa y yo le confiaba mis secretos. Oh Señor, ¡quién me diera alas de paloma para volar e irme lejos! Habitaría en el desierto, lejos de los hombres, a solas contigo. Allí estaría a salvo del huracán que me devora y del torrente de sus lenguas.

    Por todas partes hay odio y violencia, pero yo confío en Ti. Señor, salva mi vida de la guerra que me hacen, porque son muchos contra mí. Ellos confían en su fuerza, pero yo, Señor, confío en Ti.
    Amen.


    Salmo 57 (56)
    Misericordia, Dios mío, misericordia, que mi alma se refugia en Ti. Me refugio a la sombra de tus alas, mientras pasa la calamidad. Invoco al Dios Altísimo, al Dios que hace tanto por mí. Desde el cielo enviará la salvación, me salvará de los que desean verme muerto y me enviará su gracia y su lealtad. Mis enemigos han tendido una red a mis pasos para que sucumbiera, me han cavado delante una fosa, pero ellos han caído en ella. Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme. Confío en Ti, pero necesito urgentemente tu ayuda.

    Tengo miedo, Señor, soy como una choza azotada por el vendaval. Tengo miedo de ser aventado por la desgracia que me envuelve como una hoja de otoño, que es arrancada y tirada lejos. Quiero agarrarme a Ti, mi roca imperturbable, y cobijarme bajo la sombra de tus alas para que mis acusadores se asombren al verme tranquilo y seguro entre tus brazos.

    Voy a cantar y a tocar. Que despierte la aurora con sus millones de voces que ensalzan las maravillas de la creación, que resuene una serenata de gloria en honor de nuestro Dios. Que todos los pueblos lo alaben y lo aplaudan y canten sus alabanzas. Que ante los poderosos de la tierra quede patente que Dios tiene la última palabra y que Él es juez de todos y que nadie se escapará de su mano. Por eso, quiero cantar con toda la creación y decir con todas las fuerzas de mi alma: Dios mío, qué grande eres. Tu misericordia supera las más altas montañas y tu amor envuelve el universo. Te daré gracias ante todos los pueblos y tocaré para Ti ante todas las naciones, porque tu bondad es más grande que los cielos y tu fidelidad alcanza las nubes. Elévate sobre el cielo, alma mía, y proclama a boca llena las alabanzas del Señor.
    Amen.

    Salmo 69 (68)
    Dios mío, sálvame que me llega el agua al cuello y me estoy hundiendo en un cieno profundo y no puedo hacer pie. He entrado en la hondura del agua, me arrastra la corriente. Estoy agotado de tanto gritar, tengo ronca la garganta de tanto pedir ayuda y nadie me socorre. Dios mío, Tú conoces mi vida, Tú sabes que soy inocente a pesar de todos los que me atacan injustamente. Señor, que no me arrastre la corriente, que no me trague el torbellino, que no se cierre la poza en torno a mí. Los que me odian sin razón son más numerosos que los cabellos de mi cabeza.

    Mis familiares me miran como a un extraño. Y todo esto ha sucedido, porque el celo de tu gloria me quema por dentro. Cuando en tu honor me entrego al ayuno, su sonrisa burlona asoma a su rostro y, cuando me ven rezar, se sientan a la puerta para dedicarme coplas mordaces, mientras no paran de tomar licor y emborracharse. Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia; por tu gran compasión vuélvete hacia mí. No me escondas tu rostro. Estoy en peligro, respóndeme en seguida. Acércate a mí y rescátame, líbrame de mis angustias y de las tentaciones que me martirizan sin cesar. Busco amigos que me consuelen y no los encuentro. Pero yo confío en Ti. Tú eres mi esperanza.
    Amen


    Salmo 71 (70)

    Señor, a Ti me acojo, ponme a salvo. Inclina tu oído hacia mí y sálvame. Sé tú mi roca de refugio. Dios mío, líbrame de mis perseguidores. Tú eres mi esperanza. Siempre he confiado en Ti, ayúdame. No me rechaces ahora que soy viejo y las canas me envuelven. Dios mío, mantén mis nervios en paz. Necesito un poco más de vida para cumplir mi misión. Mis enemigos hablan mal de mí y dicen: Dios lo ha abandonado, agarradlo, metedlo a la cárcel para que se pudra, porque nadie lo defiende. Dios mío, no te apartes de mí, ven aprisa a socorrerme. Defiende mi causa. Ahora en la vejez y en las canas no me abandones, Dios mío.

    Muchas veces me has salvado de peligros muchos y graves. Líbrame ahora de todos los peligros que me acechan, porque quiero cantar ante el mundo tus maravillas. Quiero que resuene en toda la faz de la tierra tu santo Nombre y yo, agradecido y feliz por haberme salvado, te aclamaré noche y día sin cesar, eternamente. Tú eres el amor de mi vida, el Dios de mi salvación y te amo con todo mi corazón.
    Amen.


    Salmo 90 (89)

    Señor, Tú me amabas antes que existiesen las cumbres nevadas y florecieran las& rosas ;de los campos y brotasen los manantiales en las montañas y el hombre pusiera un nombre a cada cosa. Antes que el sol brillara en los espacios infinitos y el primer amanecer naciera en el horizonte, Tú me amabas y pronunciabas mi nombre. Antes que el canto de la primera noche arrullara las estrellas y antes del primer día en los billones de años de edad del universo, Tú pensabas en mí, porque Tú eres eterno.

    Cuando no existía la noche que mide el tiempo ni el sol brillaba en el firmamento azul, antes de la creación del universo, Tú, Dios mío, soñabas conmigo. Cuando todo era silencio y vacío en la eternidad del tiempo, Tú ya me acariciabas en tu corazón y soñabas grandes cosas para mí, derramando infinidad de bendiciones sobre mi vida. Oh Señor, Tú eres eterno, existes desde siempre y para siempre. Con el correr de los siglos, el hidrógeno de las estrellas se irá transformando en helio y los astros se irán apagando uno a uno; y el universo irá muriendo por falta de energía. Todo será silencio y vacío, pero Tú existes desde la eternidad y hasta la eternidad y me has hecho eterno como Tú. Ahora comprendo lo grande que es ser tu hijo, hijo de la eternidad, eternamente feliz contigo.

    Pero ¡qué frágil y fugaz es la vida! Aunque un hombre viva setenta años y el más robusto hasta noventa, pasan aprisa y vuelan. Enséñame, Señor, a valorar la vida y aprovechar bien el tiempo que me regalas. Ten compasión de mí, que mi vida sea alegría y júbilo para alabarte y bendecirte eternamente. ¡Bendice mi vida, haz prósperas las obras de mis manos! Amén.

    Salmo 103 (102)
    Bendice al Señor y a su santo nombre. No olvides nunca sus beneficios y sé agradecido. Él perdona tus pecados y cura todas tus enfermedades y te colma de gracia y de ternura.

    Señor, no me trates como merecen mis pecados. Tú eres compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad. Yo sé que, aunque mis pecados alcanzaran la cumbre de la más alta de las montañas, tu ternura alcanzaría hasta la más distante de las estrellas. ¿Hay alguien en el mundo que pueda escudriñar las profundidades del mar y logre llegar hasta aquellas latitudes de silencio y oscuridad? Pues mucho más profundo es el misterio de tu amor.  ¿Quién consiguió alguna vez tocar con sus manos las cumbres de las nieves eternas? ¿Qué ojo penetró en las inmensidades de los espacios siderales? Pues bien, aunque nuestros pecados fueran tan numerosos como las estrellas del cielo, tu misericordia sobrepasa todas las fronteras del universo.

    Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus beneficios. Yo creo en su amor. Él me ama y su amor llena mi vida. ¡Bendito seas por siempre, Señor! Bendice, alma mía, al Señor.
    Amen

    Salmo 118 (117) Dad gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Digan todos los hombres del mundo: Eterna es su misericordia. Cuando estaba en peligro de muerte, invoqué al Señor y me escuchó, poniéndome a salvo. El Señor está siempre conmigo, ¿qué podrá hacerme un malvado? El Señor es mi fuerza y mi energía, Él es mi salvación. Por experiencia he conocido que es mejor confiar en el Señor que fiarse de los poderosos. Con Dios a mi lado no tengo miedo. Él es mi compañero y mi fuerte refugio. Él es mi Dios y Salvador.

    Oh Señor, te doy gracias, porque me escuchaste y fuiste mi salvación.
    Estaba yo rodeado de incomprensiones, que como avispas venenosas me hacían la vida imposible. Los que me rodeaban no cesaban de murmurar contra mí, me retiraron su confianza, me despreciaron y me humillaron. Ante la gente, era el hazmerreír y todos me señalaban con el dedo. Estaba como un niño indefenso por la calle. Parecía que todos huían de mí. Me sentía como una isla perdida en el ancho mar. Y cuando parecía que la única solución era la muerte, invoqué al Señor y Él me socorrió. La tempestad amainó, las olas se calmaron en el mar y una nueva vida y una nueva energía recorrió mis venas. Los temores se dieron a la fuga, la seguridad penetró en mis entrañas y me sentí un hombre nuevo.

    ¡Bendito sea el Señor que fue mi refugio y mi liberación! ¡Es un milagro patente! Por eso, quiero cantar con los ángeles y los santos y con toda la creación. ¡Bendito sea el Dios de la vida que me salvó y me dio una nueva oportunidad de vivir!

    ¡Dios mío, te doy gracias! ¡Dios mío, yo te ensalzo! Tú eres bueno y tu misericordia es eterna de generación en generación. Amén.


    Salmo 127 (126)
    Si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles. Si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas. Si el Señor no está de acuerdo con nuestras obras, si actuamos lejos de su voluntad, en vano nos afanamos y construimos grandes empresas. Todos nuestros proyectos se derrumbarán como castillo de naipes y no quedará de ellos ni el recuerdo. En cambio, cuando trabajamos con el Señor y hacemos su voluntad, aunque los malvados se opongan y el mismo diablo en persona venga a hacernos la guerra, Dios triunfará y nos protegerá y nuestras obras saldrán adelante con el poder de Dios.

    Ya podrán muchos matrimonios buscar tener hijos por fecundación artificial o por medios ilícitos, si el Señor no quiere, en vano se fatigarán. En cambio, aunque pareciera que todo estaba perdido y no hubiera esperanza para una mujer estéril, Dios puede hacer que de sus entrañas puedan surgir retoños que alegren su vida. Porque la herencia que Dios da a los que confían en Él, son los hijos, que son un tesoro y una bendición para sus padres. Dichoso el que llena con ellos su casa, porque una familia numerosa es una bendición de Dios y sus padres tendrán un respaldo en la ancianidad. Y Dios seguirá bendiciéndolos en los hijos de sus hijos. Amén.

    Salmo 150
    Aleluya. Alaben a Dios en la iglesia y en la casa y en todo lugar donde se encuentren. Alabemos al Señor por las maravillosas estrellas del firmamento. Alabémosle por la grandeza de su poder. Cantemos en su honor con todas las orquestas del mundo. Que toda la música de todas las criaturas se una para alabar a nuestro Dios. Alabémosle con guitarras y acordeones, con órganos y flautas. Alabémosle con danzas e himnos.

    ¡Que todo el universo cante: Gloria! ¡Gloria en lo más alto de los cielos! ¡Gloria a Dios en unión con todos los ángeles! Digámosle todos: Bendito seas, Señor, por todos los seres. Bendígante el desierto, la selva impenetrable y la inmensidad del mar. Bendígante las islas sin playas ni bahías y los delgados arrecifes de coral. Bendígante los pájaros y las flores y el limpio manantial y el pez que se desliza en la sima abismal.

    Alábente, Señor, las estrellas y las nubes. Digan tu gloria los montes y los puertos del mar. Alábente los faros de pie en el litoral y las rosaledas y los leños en el hogar. Te bendigan el que ara la tierra, el que cava en las minas, el que pesca en el mar. Bendígante la noche y el día. Que te dé gloria el gozo y te alabe el dolor. Te bendiga la niebla y el claro cielo azul, el hombre que trabaja y el hombre que descansa de su fatigada labor. Y también que te alabe el que busca sediento un fresco manantial. Espacios infinitos, horas innumerables, estrellas sin número, universo entero, bendigamos todos juntos al Señor. Todo lo que respira y todo lo que existe, alabe al Señor. Aleluya.
    INDICE



    Reflexiones


    Dios es amor. La vida debe ser un acto continuo de amor. Hay que llenar cada instante de sentido, de amor. Decir sí a cada instante, llenándolo de amor. Hay que vivir el momento presente en plenitud con Dios, en Dios, por Dios y para Dios. Por eso, hay que estar atentos y despiertos para comprometernos con lo que hacemos y hacerlo bien por amor a Dios y a los demás. Debemos estar totalmente disponibles para Dios en cada momento y poder decirle: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Por consiguiente, haz lo que haces de verdad y con profundidad. Que la raíz de todas tus cosas sea el amor. Así, en medio de las dificultades de cada día, encontrarás el camino hacia lo profundo de ti mismo, encontrarás a Dios y serás más feliz

    El amor es el camino de la santidad y de la verdadera felicidad. Vive con agradecimiento. Vive con la confianza puesta en tu Padre Dios. No temas a la muerte, al porvenir, a la enfermedad, o al qué dirán... Vive cada instante, poniendo tu futuro y toda tu vida en las manos amorosas de tu Padre celestial
    Si hay una enseñanza undamental que nos enseña la Biblia, es la del amor. Que sin amor la vida se pudre, se envenena y nos fabricamos un infierno de odio, de violencia y de maldad. En cambio, con amor edificamos un cielo en nuestro corazón y construimos un mundo mejor a nuestro alrededor. Aprendamos el mensaje de la Biblia: Dios es Amor, Dios es un Papá, Dios es mi papá. Y yo tengo que amarlo y confiar en Él para ser feliz y alcanzar mi realización personal como ser humano, cumpliendo también fielmente su voluntad.

    Tú y yo, todos tenemos una misión que cumplir en la vida. Es la de amar sin descanso a todo y a todos. El Espíritu Santo, que es el amor del Padre y del Hijo, te llenará de su amor. Repite constantemente: Ven, Espíritu Santo. Jesús, el Amor de los amores, te espera en la Eucaristía, en unión con el Padre y el Espíritu Santo. Allí está el cielo en la tierra. Que tu oración personal de cada día sea un diálogo amoroso con Dios. Si puedes, hazla delante del cielo de la Eucaristía. Es el mejor lugar del mundo, donde más cercana se siente la presencia de Dios. Allí está Jesús, el mismo Jesús de Nazaret que sanaba a los enfermos y bendecía a los niños y que es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Él quiere bendecirte, sanarte y hacerte feliz. Te deseo un buen viaje por el camino de la vida con Jesús, confiando en tu papá Dios, con la ayuda del Espíritu Santo y con la guía iluminadora de la Su Palabra en la Santa Biblia.

    La palabra de Dios no queda infecunda en quienes la escuchan con fe. (San Agustín)
    INDICE



    Conclusión

    La Biblia es un pan bendito, un alimento sabroso, un medio importantísimo de santificación. Ningún cristiano puede prescindir de la Palabra de vida, ni tampoco del Pan de vida de la Eucaristía. Los dos deben ir unidos: Leer la palabra y visitar, adorar y recibir a Jesús en la Eucaristía. Jesús es la luz del mundo y quiere que nosotros también seamos luz del mundo. Por tanto, no podemos prescindir de la luz inmensa que sale de la Palabra divina. Con la Palabra de Dios, podemos llegar a amar de verdad a nuestra Iglesia. Sintámonos orgullosos de nuestra Iglesia, leamos y vivamos lo que dice Dios en su Palabra. Y prediquemos sin descanso por todas partes nuestra fe para que otros muchos puedan llegar a encontrar en la Biblia la luz que ilumina sus vidas; y en Jesús al amigo que siempre los espera, su Dios y Salvador, que los ama infinitamente. Que Dios te bendiga.

    Autor: Jorge Edgardo Oportus Romero

    INDICE
    loading...